turismo y bienestar

Como opciones de reactivación del sector de viajes se habla del turismo y bienestar. Si bien el concepto de bienestar se suele relacionar con el sentirse bien, tener buena salud, armonía y equilibrio en la vida; hoy, en un escenario de pandemia llama a la reflexión. Más que nunca parece necesario encontrar su incidencia en el sector turístico como posible elemento clave para su resurgimiento.

La Organización Mundial del Turismo (OMT), en sus recientes análisis sobre lo que viene afrontando el turismo en general, señala que las principales motivaciones han sido los viajes de ocio. Esto se da en casi todas las regiones del mundo exceptuando Oriente Medio, donde predominan las visitas a amigos y familiares, ya sea por motivos de salud o de religión.

Sheila Sánchez, Docente e investigadora en Ostelea Tourism Management School indica que “en el panorama del turismo de bienestar las proyecciones son bastante alentadoras. Se estima que ese mercado alcanzó los 735,8 billones de dólares en 2020, lo cual equivaldría a 619,2 billones de euros. Además se proyecta que alcance los 1 200 billones de dólares en el 2027, de acuerdo con estimaciones de ReportLinker”. Sánchez es también la responsable del más reciente informe sobre el tema elaborado para Ostelea.

¿Qué está pasando en relación al tema?

El informe de Ostelea destaca que las experiencias de turismo de bienestar -en tiempos de pandemia- han aumentado. Estas experiencias se enfocan básicamente en el turismo nacional y de proximidad o cercanías. Por su parte, las experiencias turísticas enfocadas en la dimensión espiritual de las persona ha ganado terreno por sobre las que se enfocan solo en la dimensión física.

Desde Chile, George Bonan, experto internacional en proyectos turísticos, indica que durante la crisis sanitaria, el turismo local y nacional ha sido el protagonista en la oferta del turismo de bienestar. Mientras que, de forma paralela, las relaciones entre alojamientos y visitantes se han visto marcadas por criterios en torno a la seguridad, la satisfacción y ajustarse a las nuevas exigencias.

Alejandra Millán, CEO de Wellness Trip Colombia, resalta el protagonismo de la naturaleza al momento de diseñar la oferta de bienestar. Indica que las personas buscan algo más que un tratamiento: desean mejorar su relación con la tierra y, a través de ella, alcanzar el bienestar.

Desde Perú, Lourdes Chuquipiondo, CEO & Founder de placeOK Studio y experta en Mindful Travel, refiere que actividades como la meditación, el yoga o las actividades de atención plena en espacios naturales están ganando protagonismo en la oferta de turismo de bienestar. Menciona también el auge de experiencias bleisure o de alojamientos que cuentan con grandes espacios abiertos o en la naturaleza, adaptados  como espacios de trabajo al mismo tiempo que ofrecen actividades de ocio.

El turismo de bienestar como centro de una oferta turística renovada

Para Raquel Santos, Docente de Ostelea “la pandemia intensificó la importancia que las personas brindan tanto a la salud física como a la mental. Es por esto que la demanda de productos de bienestar se ha elevado. Esto se observaba desde antes de la pandemia y ahora es más que evidente”.

El informe revela que es clara la inclinación de los viajeros por las experiencias enfocadas en mente-alma y desarrolladas en entornos naturales. Mientras que el bienestar se va tornando de color verde; la demanda busca más meditación, más espiritualidad, los espacios abiertos, estilos de vida saludables y más conexión con la naturaleza y con el ser interior. Otra característica que aparece es la preferencia por la la desconexión digital y salir de las grandes ciudades para ayudar a equilibrar cuerpo y mente.

Edgar Tarrés, Experto de Mindiful Travel, y José Fraiz, Profesor de la Universidad de Vigo, señalan que resulta interesante el incorporar experiencias de bienestar a otras más tradicionales como el turismo deportivo, enogastronómico o de naturaleza. Parece que el combinar actividades como mindfulness, yoga, baños de bosque, senderismo y deportes al aire libre, amplifican los beneficios cuerpo-mente-espíritu algo que buscan este tipo de viajeros.

La tendencia también se inclina por la búsqueda de alojamientos pequeños, singulares y en entornos naturales. Sobre este tema coinciden los expertos en que la ubicación del alojamiento es un factor clave para la compra de paquetes turísticos.

¿Qué es lo que se espera?

Gracias al informe podemos descubrir cómo hay un mayor número de personas de la categoría senior interesadas en participar en este tipo de turismo. Mientras que las generaciones más jóvenes cada vez se encuentran más sensibilizadas sobre la Agenda 2030 y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por lo que se espera que la futura demanda de productos de bienestar siga en crecimiento: dando más valor a las experiencias y a su poder de transformación personal, lo que abre un universo de oportunidades.

Con la finalidad de potenciar este tipo de turismo, se han alcanzado diferentes recomendaciones. Lo que se espera es que se convierta en un pilar de la reactivación del turismo en general. “Replantear la forma en que se diseñan los productos turísticos y se trabaja en la creación de los destinos, con una mirada holística y considerando las características propias de los territorios será una de las claves”, explicó la experta de Ostelea.

Finalmente, apostar por promover los viajes sostenibles, responsables y con una mirada regenerativa, en donde se sitúe a las personas en el centro, será clave para construir un verdadero turismo de bienestar. La apuesta por mejorar el estilo de vida, con mayor bienestar y consciencia, es lo que se viene con fuerza.

¿Te interesó este tema? Entonces te invitamos a leer el anterior informe de Ostelea sobre el turismo mindful.

Leave a Comment